LIDERAZGO Y GENERATIVIDAD

Fecha: 17 de Agosto de 2020 a las 22:32 Por: Oscar Adrian Gòmez Avella

Este es un pequeño ensayo publicado en el manual que se creó para el proyecto de Escuela De Literatura Verso Vivo: Crecimiento Personal Y Fomento Del Tejido Social A Través De La Lectura Y Escritura De Poesía. Un proyecto apoyado por el Ministerio de Cultura y Multisalud IPS

A Nicholas Murray, un filósofo y político estadounidense de principios del siglo XX, se le atribuye la siguiente frase: “Hay tres tipos de personas… aquellos que hacen que pasen las cosas, los que observan las cosas que pasan y los que se preguntan qué pasó”. En Colombia podría agregarse otro grupo poblacional entre quienes nunca se enteran, ni preguntan, ni les interesa las cosas que pasan, siempre y cuando no les pasen a ellos. En un ensayo Héctor Abad Faciolince (El Espectador, 2014) mencionaba como “un uñero en el meñique” es más trágico que el asesinato de miles de personas para este gran grupo poblacional colombiano.

Hacer que las cosas pasen de una u otra manera implica la capacidad del liderazgo. En primera medida, se requiere una autogobernanza. Nadie puede dirigir o influir en lo que acontece sin lograr un autocontrol muy significativo. Liderar sobre uno mismo puede pensarse como algo innato, pues hombres y mujeres son dotados de voluntad y albedrío desde el momento de su nacimiento. La realidad es que a pesar de esas grandes capacidades naturales del ser humano, el liderazgo de nuestro propio ser es una capacidad del carácter que se construye con enorme esfuerzo.

El que dirige debe saber hacia dónde lo hace. Nunca un barco o un avión inician su viaje sin tener claro un destino. A nivel personal ese destino se materializa en un proyecto de vida. Este proyecto de vida parte de algo más profundo que es el sentido de vida. Las respuestas a las incógnitas fundamentales de ¿qué es la creación? ¿existe un Creador? ¿cuál es el propósito de esta creación? ¿cual es mi rol en este propósito..? establecen nuestro sentido de vida y es con base en ello que se construye un proyecto de vida.

Teniendo una respuesta a estas preguntas fundamentales que sea satisfactoria para nuestro entendimiento es posible plantearnos en mayor detalle los propósitos específicos a alcanzar durante el trayecto de vida. Aquí puede ser necesario un fundamento epistemológico que ojalá tenga en su planteamiento una matriz metodológica que facilite su aplicación. Unos aspectos transversales a tener en cuenta para este proyecto son las dimensiones del ser: Física, Mental, Social y Espiritual. También el proyecto implica unas variables de tiempo: Corto plazo (1-2 años), Mediano plazo (5-10 años) y Largo plazo (+10 años).

Un líder tiene muy bien definido su proyecto de vida y en él se establece también un proyecto comunitario de acuerdo a su ámbito de influencia e interés. Este a su vez está estrechamente relacionado con su sentido de vida. Sin que esto sea claro es muy difícil que pueda guiarse a otros hacia algún objetivo común, pues la claridad del panorama individual del líder despeja las dudas y orienta el panorama individual de sus seguidores, de modo tal que se consolida un panorama comunitario.

Tras consolidar un norte y un itinerario, la práctica de el o la líder en la cotidianidad marcará su éxito o fracaso. La capacidad de dar y generar confianza en el día a día de su ejercicio permite que no solamente aumentan los seguidores del líder, sino que se construyan otros liderazgos. El o la buen líder no se mide por la cantidad de sus seguidores, sino por la capacidad de sus seguidores para asumir el liderazgo cuando les sea requerido.

Mantener una unidad es uno de los mayores desafíos en el liderazgo. La toma de decisiones que debe realizar el o la líder, tanto en aspectos triviales como fundamentales puede conducir a disputas, debates o divisiones que en nada le benefician. Para el o la buena líder “el bienestar de todos [y todas] no es lo más importante sino lo único” (Fundación Moroni, 2008). Cuando la toma de una decisión implique asumir el comienzo de un camino a largo plazo es fundamental que se reconozcan las capacidades del albedrío de los seguidores. Permitir la libre elección hace que quienes acompañen el proceso sientan mayor compromiso.

Ser un líder o una líder y hacer que las cosas pasen está marcado por un gran cúmulo de trabajo y sacrificio. El buen liderazgo es aquel que se basa en el ejemplo. El que señala el camino con acciones. Por esta razón el servicio es una característica del transversal al buen líder. “El que entre vosotros quiera ser el mayor de todos, deberá ser el postrero y el servidor de todos”, enseñó Jesucristo a sus apóstoles cuando ellos discutían sobre jerarquías y liderazgos entre el grupo. Un líder no es asignado, no viene predestinado, no se sostiene por sus súbditos; sino que es un sentido de vida, un proyecto de vida, un estilo de vida y la consecuencia del pensamiento profundo, el amor humanista y la visión trascendental de la existencia.

Comentarios:

Publicaciones Recientes

COMIENZA EL PROCESO FORMATIVO QUE CONSTRUIRÁ UNA RED DE TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA EN EL DEPARTAMENTO DEL META

Este martes 24 de agosto a las 19:00 horas se realizará la primera de las 8 sesiones …

HAGA PARTE DEL PROYECTO MÁS ARTE, MENOS ODIO: APRENDIZAJE APLICADO EN GESTIÓN CULTURAL PARA LA PAZ

Hasta el 20 de agosto está abierta la convocatoria para hacer parte del grupo que comenzará el …

ROBO DE BIENES PATRIMONIALES PRIVADOS QUE SE GUARDAN EN EL ALMACEN PÚBLICO MUNICIPAL DE SOGAMOSO

Sobre la Fundación Casa de la Cultura no se volvió a tener mayor información, después de que …

Suscríbase al boletín

Fundación Verso Vivo, Salud Pública y Cultura, Hacer de la existencia Poesía