LA CASA DE LA CULTURA DE SOGAMOSO: DESINTERÉS PÚBLICO, INCAPACIDAD DE GESTIÓN PRIVADA E INDIFERENCIA SOCIAL PARTE 1

Fecha: 20 de Marzo de 2021 a las 08:36 Por: Adriana Bella

El miedo a perder capital político por las consecuencias de su recuperación y el desinterés de una serie de gobiernos municipales por asumir desde hace muchos años el liderazgo de la cultura, junto a la incapacidad de gestionar en el tiempo un bien inmueble de enorme relevancia patrimonial de manera apropiada por parte de una organización privada y la mirada pasiva de otras organizaciones y ciudadanos terminan perjudicando seriamente el patrimonio histórico y cultural de la ciudad de Sogamoso, que fue desalojado este 18 y 19 de marzo de la Casa de la Cultura.



Lanzarse a dar una construcción objetiva acerca del desalojo realizado en la Casa de la Cultura de Sogamoso es algo que, aunque quisiera, no puedo. Pues en verdad yo "soy un parcial irrescatable, caso perdido en fin, ya que por más esfuerzos que haga nunca podré ser neutral". (M. Benedetti) Al fin y al cabo en este asunto de tanto escozor lo único seguro es un lapidamiento por quienes no están libres de pecado pero quieren soltar sus piedras. Aún así es necesario un abordaje parcial pero sincero sobre este tema en el que hasta el propio lenguaje tiende a causar confusión.



 Trasteo saliente de la Casa de la Cultura de Sogamoso



Es necesario partir de la explicación de lo que es la Casa de la Cultura y la Fundación Casa de la Cultura. Ambas son muy diferentes. La Casa de la Cultura es un inmueble ubicado en la Plaza de la Villa, donde vivieron altos gobernantes de la ciudad e incluso funcionó alguna vez el gobierno local en pleno. De ahí vienen los títulos de Casa del Corregidor y Antiguo Palacio Municipal. Solo con estos antecedentes sabemos que es un lugar de enorme dignidad y valor para la región. Un espacio que en la actualidad acoge dentro de sus instalaciones al Concejo Municipal, es decir, el lugar en donde se hacen las leyes que rigen nuestro territorio. Lugar que alberga - ¿o albergaba?- a tres organizaciones culturales de la ciudad y en el cual algunos gestores culturales eventualmente realizaban actividades artísticas y guardaban materiales. Además, este lugar también tiene un espacio donde reposan - ¿o reposaban?- insumos técnicos de la Empresa de Energía de Boyacá (EBSA).



La Fundación Casa de la Cultura es una Entidad Sin Ánimo de Lucro de carácter privado a quien a través del contrato de comodato 017 del 27 de febrero de 1989 le fue entregada la totalidad de la Casa de la Cultura y que hasta hace tan solo un día aún ocupaba este espacio. Una organización que en 1994 organizaba el Primer Festival Internacional de Ballet Folclórico en el Coliseo Cubierto Alfonso Patiño Roselli y que en las palabras de Alfredo Tovar, actual representante de la fundación, "fue la organización que ante el desinterés del gobierno municipal asumió la responsabilidad de incentivar la cultura en el municipio de Sogamoso". Una organización "en liquidación" desde el 2016, según los actos de desalojo hechos por el Juzgado Administrativo de Boyacá. De acuerdo con las declaraciones de Tovar, es una fundación que desde hace cuatro gobiernos municipales no recibe apoyo estatal y que al día de hoy no cuenta con ningún tipo de recurso para garantizar su sostenimiento.



 Máquina de escribir antigua que estaba en la biblioteca de la Fundación Casa de la Cultura.Cuanto trasero de la biblioteca de la Fundación Casa de la Cultura



Teniendo en claro estos aspectos mínimos para el debate, debe hacerse énfasis en que el municipio de Sogamoso con este desalojo no está perdiendo su patrimonio cultural. Este patrimonio ya lo perdió desde 1989, pues hoy todo lo que sale de la Casa de la Cultura no pertenece al municipio. Colecciones literarias, pinturas, pianos clásicos, esculturas y muebles tradicionales que hoy reposan en bodegas de la alcaldía tienen un futuro incierto. Por muy buen trabajo que haya hecho por el patrimonio de la ciudad, la Fundación Casa de la Cultura sigue siendo de carácter privado; y por muy mala que sea la administración pública, esta es la institución que nos representa a todos. La única forma de que este patrimonio cultural sea de la ciudadanía es cambiando la naturaleza jurídica de la Fundación Casa de la Cultura o que esta de manera altruista haga una donación de todos sus bienes patrimoniales al municipio y finalice sus procesos de liquidación sin afectar el patrimonio de la ciudadanía.



 Piano clásico desalojado de La Casa de la Cultura



Esta posible recuperación del patrimonio de la fundación hacia la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la ciudad, quien sería la encargada de administrar los bienes, en realidad no tiene ninguna garantía. Primero porque no fue esta secretaría la encargada de coordinar el desalojo o al menos hacer veeduría de la preservación y buen manejo de los bienes patrimoniales. Fue el director de almacén del municipio quien coordinó el desalojo, cómo si se tratara de cualquier trasteo ordinario. En el lugar estuvo la coordinadora de la Biblioteca Pública Joaquín González Camargo, la doctora Ángela Bernal, pero su rol fue más logístico que de supervisión o salvaguarda. Eso deja grandes dudas acerca del interés real de la preservación de este patrimonio por parte de la Alcaldía Municipal. Hay que reconocer que el día del desalojo se reunieron el secretario de cultura y patrimonio, Albeiro Acevedo, el secretario de desarrollo económico y turismo, Gilberto Cárdenas y el vicerrector administrativo de la UPTC, Eduardo Avendaño, para "definir la ruta a seguir para la protección de los bienes patrimoniales y arqueológicos de Sogamoso", sin embargo, este desalojo tenía una importancia sin precedentes y el máximo líder de esta secretaría junto al representante municipal de patrimonio brillaron por su ausencia.



Director de almacén municipal sacando obras de arte sin ningún tipo de protección.



Otra de las grandes dudas que tiene el sector cultural de la ciudad sobre el manejo de la Casa de la Cultura por parte del municipio son los antecedentes deplorables que tiene la administración pública en la defensa y protección de los inmuebles de interés cultural. Mientras algunas ciudades conservan en sus plazas principales una arquitectura colonial o independentista importante, y sus centros históricos han sido objeto de planes de rescate, Sogamoso tiene ahora potreros, nuevos edificios y almacenes comerciales donde antes existían inmuebles de enorme valor cultural como teatros y colegios. La vigilancia férrea de la ciudadanía sobre la Casa de la Cultura y los materiales patrimoniales que pertenecen a la Fundación Casa de la Cultura será fundamental en este tiempo de incertidumbre.

Comentarios:

Publicaciones Recientes

COMIENZA EL PROCESO FORMATIVO QUE CONSTRUIRÁ UNA RED DE TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA EN EL DEPARTAMENTO DEL META

Este martes 24 de agosto a las 19:00 horas se realizará la primera de las 8 sesiones …

HAGA PARTE DEL PROYECTO MÁS ARTE, MENOS ODIO: APRENDIZAJE APLICADO EN GESTIÓN CULTURAL PARA LA PAZ

Hasta el 20 de agosto está abierta la convocatoria para hacer parte del grupo que comenzará el …

ROBO DE BIENES PATRIMONIALES PRIVADOS QUE SE GUARDAN EN EL ALMACEN PÚBLICO MUNICIPAL DE SOGAMOSO

Sobre la Fundación Casa de la Cultura no se volvió a tener mayor información, después de que …

Suscríbase al boletín

Fundación Verso Vivo, Salud Pública y Cultura, Hacer de la existencia Poesía