LA CASA DE LA CULTURA DE SOGAMOSO: DESINTERÉS PÚBLICO, INCAPACIDAD DE GESTIÓN PRIVADA E INDIFERENCIA SOCIAL PARTE 2

Fecha: 20 de Marzo de 2021 a las 09:40 Por: Adriana Bella

A pesar de lo riesgoso que pueda ser la salida de estos bienes patrimoniales de la Casa de la Cultura, se genera una esperanza de que las cosas podrán mejorar. La capacidad de la fundación para cuidar de estos bienes ya era nula. Aunque vendían servicios de internet en un lugar estratégico de la ciudad y habían hecho otros convenios con otras organizaciones culturales, la Casa de la Cultura estaba hecha un muladar. El lugar en donde reposaba la biblioteca patrimonial presentaba notables señales de humedad. Las puertas de la mayoría de los salones permanecían cerradas, los techos se caían a pedazos y las paredes se desmoronaban. Los baños parecen no haber sido aseados en años e incluso se encontraba una caja con periódicos y panfletos de los años 90´s que al parecer desde esa época nadie se preocupó por sacar. Todos como ciudadanos Sogamoseños tenemos cierta culpabilidad en permitir que la Casa de la Cultura haya llegado a ese deplorable estado y en no organizar al menos una brigada de limpieza general; pero es muy indignante que las tres organizaciones culturales -Fundación Colombia Somos Música, Fundación Jischana Huitaca y Fundación Casa de la Cultura- que se venían beneficiando de este estratégico espacio no invirtieran al menos una porción significativa de sus ingresos en el mantenimiento mínimo de la Casa de la Cultura.



 Sala Temístocles Avella vista desde una ranura por causa de su sellamiento



Hasta el momento solo nos hemos referido a la inversión que la Fundación Casa de la Cultura  y las otras organizaciones presentes debieron hacer sobre el mantenimiento de este espacio, pero falta una muchísimo más significativa y con unos recursos infinitamente superiores: el Concejo Municipal. Esta corporación de carácter público también ha hecho uso de este predio y es igualmente responsable por su deterioro. Tras esta publicación cada una de las organizaciones y especialmente el Concejo Municipal, seguramente, tendrá excusas perfectas para justificar su pasividad ante el deterioro de la Casa de la Cultura, pero ninguna de ellas -al menos ante los ojos de la ciudadanía consciente y los gestores culturales- quitará su responsabilidad. Estas excusas que vendrán de todas las partes solo confirmarán que la Casa de la Cultura se convirtió en un edificio de nadie. Un lugar donde ocasionalmente se hacían eventos culturales, donde a diario se vendía internet, donde eventualmente se leían libros; pero no en la digna Casa de la Cultura que Sogamoso merece.



 Instalaciones del Concejo Municipal en la Casa de la CulturaInstalaciones Fundación Colombia Somos Música



La situación de la Casa de la Cultura es una parábola de los talentos en donde todos los que allí participan entierran sus posesiones por miedo. La primera entidad que decidió sepultar sus talentos fue la administración pública municipal en los años 80´s. Entregar en comodato un bien tan valioso y no dar la férrea pelea desde un comienzo por recuperarlo y llevar las riendas de la cultura en la ciudad hoy le cuesta a la ciudadanía la incertidumbre de su historia y cultura, además de las enormes oportunidades perdidas en el transcurso del tiempo en que La Casa de la Cultura ha sido una casa de nadie. La segunda entidad que despilfarró sus talentos es la Fundación Casa de la Cultura. Esta organización tuvo sus momentos de gloria y duele que hoy no tenga siquiera los recursos para pagar un arriendo y seguir cuidando aquello que legalmente le pertenece. Duele que otras organizaciones culturales con mayor prosperidad monetaria que estaban en la casa no hayan puesto su capital para la salvaguarda de estos bienes patrimoniales. Me duele no tener tampoco un espacio digno con mi organización para ofrecer la salvaguarda de estos bienes. Sé lo difícil que es ser gestor cultural y puedo comprender su acabose; pero no les justifico. Haciendo otra analogía con una historia bíblica, la Fundación Casa de la Cultura prefirió ver a su hijo cortado en dos; antes que permitir los brazos de otra madre.



 Libros empacados en bolsas de basura



Fueron más de 300 millones en la restauración de la fachada y ahora serán 400 millones los que la Secretaría de Cultura y Patrimonio asegura se invertirá en los estudios para la restauración de la casa. Una posibilidad es que estos estudios concluyan que el inmueble debe demolerse y que es inviable su restauración. O que, como se dijo en la última visita del actual Ministro de Cultura, que su restauración es muy costosa y que es mejor construir algo nuevo. Que tendremos la estación del tren como nueva Casa de la Cultura. Seguramente en ese entonces habrá muchos ciudadanos y mandatarios que anhelarán ver la modernización de la ciudad; pero primero tendrán que demoler nuestros huesos y quemar nuestras carnes. En esta ciudad hay muchos gestores culturales y ciudadanos conscientes que reconocemos  el valor infinito de nuestra cultura e historia. La casa de nadie se acabó. La Casa de la Cultura no ha sido desalojada para la pertenencia del gobierno de turno. La Casa de la Cultura ahora pertenece a todas las organizaciones culturales por igual, a todos los cultores independientes por igual, a todos los ciudadanos que anhelan enriquecer su ser con la virtud de festivales culturales dignos de esta ciudad bendecida por ancestros Muiscas que aún recordamos y nunca olvidaremos.



Placa distintiva de la Casa de la CulturaPlaca de la fachada de la Casa de la Cultura.

Comentarios:

Publicaciones Recientes

COMIENZA EL PROCESO FORMATIVO QUE CONSTRUIRÁ UNA RED DE TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA EN EL DEPARTAMENTO DEL META

Este martes 24 de agosto a las 19:00 horas se realizará la primera de las 8 sesiones …

HAGA PARTE DEL PROYECTO MÁS ARTE, MENOS ODIO: APRENDIZAJE APLICADO EN GESTIÓN CULTURAL PARA LA PAZ

Hasta el 20 de agosto está abierta la convocatoria para hacer parte del grupo que comenzará el …

ROBO DE BIENES PATRIMONIALES PRIVADOS QUE SE GUARDAN EN EL ALMACEN PÚBLICO MUNICIPAL DE SOGAMOSO

Sobre la Fundación Casa de la Cultura no se volvió a tener mayor información, después de que …

Suscríbase al boletín

Fundación Verso Vivo, Salud Pública y Cultura, Hacer de la existencia Poesía